jueves, 27 de noviembre de 2008

El Último Avivamiento

Sermón de Pastor David Wilkerson
Times Square Church - NYC

Sunset in Galillee

Por David Wilkerson

www.tscpulpitseries.org


¿Qué hay por delante de la iglesia de Jesucristo? Esta es una pregunta de gran preocupación para creyentes mundialmente. Mientras eventos catastróficos toman lugar por todo el globo, muchos están preguntándose; “¿El Espíritu Santo reanimara la iglesia antes del regreso de Jesús? ¿El cuerpo de Cristo dejara el mundo con un quejido o con un grito de victoria?”

¿Qué hay por delante de la iglesia de Jesucristo? Esta es una pregunta de gran preocupación para creyentes mundialmente. Mientras eventos catastróficos toman lugar por todo el globo, muchos están preguntándose; “¿El Espíritu Santo reanimara la iglesia antes del regreso de Jesús? ¿El cuerpo de Cristo dejara el mundo con un quejido o con un grito de victoria?” Jesús profetizo estas mismas cosas. Y sus advertencias eran para desafiar nuestra fe. Mientras la iniquidad abruma e inunda la tierra, él pregunta: “Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8). Segue >> Mirar Cristiano


sábado, 22 de noviembre de 2008

El Evangelio, la pobreza y Max Weber


"El Evangelio y la pobreza, la vigencia de Max Weber"

Holy Spirit Revival

Por Daniel Dañeiluk

Blog El Ojo Protestante

Melvin Rivera, uno de los máximos referentes en el mundo de las comunicaciones cristianas, publicó un artículo que tituló Pobreza, desigualdad y la Biblia. A partir de la lectura de lo escrito por Melvin -que de cierta forma está relacionado con la temática del post anterior- vino a mi mente una reflexión que comenté en su blog y que comparto con los visitantes de este espacio.

Es un hecho que, en mayor o menor medida, la pobreza ha estado con los hombres desde su existencia misma. Obviamente que no veo a Dios como el culpable de este mal, antes bien considero a la pobreza como una consecuencia de la conducta del hombre a partir de su naturaleza caída.

Pero no creo que sea culpa de los hombres solo en términos de víctimas y victimarios, (aunque los hay de ambos tipos) sino de la propia imposibilidad de la humanidad para administrar equidad.

Es una realidad innegable y hasta cierto punto curiosa, que los países con mayor nivel de desarrollo son aquellos que han resultado menos favorecidos por la naturaleza. Más frío, menos agua, menos recursos del suelo...

Al respecto, es interesante lo planteado por el famoso pensador alemán Max Weber, que trató justamente esta temática. Weber ponía de manifiesto la importancia del peso de la ética por sobre las condiciones ambientales e incluso sobre las oportunidades históricas.

Pero Weber -y yo concuerdo con él-, no se refería específicamente al peso de la ética de los protestantes foráneos, sino a la ética de los propios pueblos capaces de determinar su prosperidad o pobreza en base al concepto de Justicia.

Entonces, el mal de la distribución, radica, a mi juicio, en las propias idiosincrasias, antes que en las ajenas. Obviamente, los países centrales, y sus empresas, contribuyen a la explotación y a la pobreza. Pero solo lo hacen porque la estructura idiosincrásica de los “subyugados” lo permite.

A mi entender, la evangelización es la manera de quebrar las rigideces culturales que impiden la visión de equidad. Que la Biblia llegue a los pueblos pobres, hará que, a la larga, dejen de serlo, porque las ideas de justicia y amor habrán de elevarse poco a poco en su peso hasta hacerse relevantes.

Creo que si los países centrales entregaran todo sus productos brutos internos a los países del Tercer Mundo, no sucedería otra cosa que más desigualdad, guerras y finalmente más pobreza.

Creo que los cristianos que tenemos acceso a ciertos elementos de confort -llamémonos occidentales si quisiéramos-, debemos tener conciencia del problema. Pero también debemos tener conciencia que la solución no es regalar materiales, sino espíritu. Y de eso se trata el Evangelio y la Palabra de Dios.


Daniel Dañeiluk


.

Manos de Marta y corazón de María

.
Photobucket
María, Marta y Jesucristo.
João Cruzué

Ayer, cuando bajé para orar en mi sala, pedí al Señor para hablar conmigo. De este modo, antes de orar abrí la Biblia y sentí a Dios hablando em mi corazón. Como uso hacer, deseo compartir, aquí y ahora, lo que he oído. Por la primera vez, yo podría ver una hermosa ligación entre el episodio en casa de Marta y la parábola del buen Samaritano.

Habla conmigo Señor, por su Palabra Santa – le pedi. Usted bien sabe que hay algunos días que tenemos más necesidades de orar, y esta semana ha sido especialmente dificil por varios motivos. Yo tenía que llamar, buscar y pedir por una ayuda urgente.

Un viejo y íntimo amigo ha estado haciendo la quimioterapia. Él fué co-pastor conmigo durante seis años. Ahora tiene un cáncer. Otro caso: la esposa de un ministro, conoscido de nossotros, tuve dos paradas cardíacas; en el última, ella permaneció durante media hora sin sentidos y su cerebro tuve daños irreversibles. Ella está en una cama de UTI, hace quase tres meses.

Y para terminar lo que sentía, también en la semana pasada hice una visita a un pastor, de tiempo de mi juventud, y él esta lisiado durante 12 años en una silla de ruedas debido a una hemorragia cerebral. Él no desea volver a la iglesia nesta sitación. Él insiste para ser curado primero, para volver solamente después de un gran milagro. Le pregunté lo que él ha hecho para usar su tiempo, y él respondió que sólo cierra los ojos y ora todo el día.

Cuando abrí la Biblia, yo estaba adelante del capítulo diez de Luke. Jesús estaba en casa de Marta y María. Aparte, en esta misma página, hay la parábola del buen Samaritano. Un sujeto muy conocido, aún él se hizo fresco y nuevo a mí, ayer.

La preocupación de Marta era su servício. La limpieza, la cocina, realmente preocupada por la tardanza de la comida. El tiempo pasaba y nenguna ayuda de su hermana. María sentada a los piés del Señor Jesús, ella oyó y sintió su corazón que se calientaba por sus palabras divinas, mientras escuchaba al Maestro. Puedo imaginar así recordandome de algunos cultos donde la presencia del Señor fue fuertemente sentida por nosotros.

Marta estuvo preocupada com lo servício y María escuchaba, escuchaba y deseaba escuchar más las palabras. Entonces, Marta, aprensiva por no consiguen su trabajo a tiempo, dio órdenes a Jesús: ¿"no se preocupa usted qué mi hermana me ha abandonado para servir solo? pídale, por lo tanto, que me ayude."

La comunicación es una buena cosa, necesitamos realmente a hacerla. Pero la comunión es algo mejor y más profunda. Alguien de nosotros puede hablar uno al otro y decir: buenos días, buenas noches, gracias, conversar sobre el tiempo y política, y hasta orar juntos. Pero no uno de estos sujetos trae comunión. Por ejemplo: mi esposa e yo tenemos a dos hijas. Una es casada y la mas joven tiene a un novio que viene para verla en casa. Imagínele, que bajo a la sala de estar y tomo un asiento junto de ellos, y permanezco por toda la tarde del domingo. Ambos pueden dirigirse a varios sujetos, pero aposté, no uno de ellos va a decir a otro palabras como “le amo”.

Ahora, aquí estamos en 2008, el principio del XXI Siglo. Demasiado ocupadoz, preocupadoz, sin tiempo alguno, tal vez dando órdenes a Jesús, en "un corre-corre", "predica-predica", "canta-canta", " escribe-escribe" – todos los días de la semana: el lunes, el martes, miercoles, el jueves... ¿Servimos? ¡Sí! ¿Trabajamos mucho? ¡Sí! ¡Somos fatigosos, Sí! ¿Pero por qué estamos a cosechar tan poco?

No tenemos ningún tiempo en absoluto para estar en comunión con el Señor. No somos más como una pareja apasionada. Jesús quiere oír y también hablar con nosotros, pero servimos solo mecánicamente y perdimos el perseption de esto. Estamos enganados al pensar que si nossoutros nos multiplicamos en nuestras tareas seremos mas eficaces en nuestra Iglesia, el departamento o el coro no serán mas benditos y mayor que nunca. Así, nos cambiamos seis por la media docena o hacer mucho ruido sin resultados, porque no tenemos más la dirección del Señor.

Y, la consecuencia de esto puede ser entendida así: Y respondiendo Jesús, dijo: Um hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó entre ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.Y aconteció, que descendió un sacerdote por el mismo camino, y viéndole, pasó de lado. Y asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de lado.

Y un samaritano que transitaba, viniendo cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole sobre su cabalgadura, le llevó a un mesón, y lo curó. Y otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al huésped, y le dijo: Cúralo; y todo lo que gastares de más, cuando yo vuelver te lo pagaré.

¿A quién compararé a aquel sacerdote y el levita? Ellos son igualmente como las manos de Martha. Ambos vieron un hombre herido, pero ellos no sintieron nada. Ellos estaban secos de compasión, focando solo las ordenanzas da ley. Enajenar y actitud inesperada. Ellos tenían la teología, tal vez el sacerdote una graduación en divinidad. Ellos tenían todos las condiciones espirituales para ser effectiv0s... Pero ellos fallaron. Algún tiempo a lo largo del Camino ellos se hicieron insensibles.

¿Quién era aquel samaritano? Tal vez Jesús hablaba sobre un hombre parecido con él mismo. Aunque él sea Dios, pero muchas veces en la Biblia podemos verlo poner tiempo aparte, principalmente en la noche, para orar, e buscar la comunión con el "Aba" Padre. De aquel samaritano, según la cultura judía, todo podría ser esperado, pero no compasión, longanimity o generosidad. Su corazón parecia ser como el corazón de María.

Y así, que oí la Palabra de Dios, antes de orar. No importa si nossotros estamos envolvidos en grandes visiones o proyectos ante los ojos de nuestros amigos o antes de nuestros propios ojos. ¿Si no nos ponemos ver con compasión alguna necesidad alrededor de nosotros, cómo podemos predicar y presentar a Jesús a este Mundo? Debemos repriorizar nuestras atitudes. La comunión debe venir en primero lugar, y lo traballar, en el secundo. Necesitamos de un corazón de María para cambiar misericordiosas nuestras manos de Martha.

Blog Mirar Cristiano - www.mirarcristiano.blogspot.com


.

Los siete mundos Juan Patmos


Pastor Juan Stan



Para entender bien cualquier escrito antiguo, es necesario hacer el esfuerzo de entrar, hasta dónde sea posible, en el mundo del autor y sus lectores y lectoras. Hoy día la mayoría de los lectores del Apocalipsis insisten en leerlo como si fuera escrito en nuestro mundo y para nuestro mundo moderno, olvidándose del contexto original del libro. En este ensayo queremos comentar brevemente “Los siete mundos de Juan de Patmos”, como trasfondo para una mejor lectura de su fascinante libro.
.

Muchos comentaristas del Apocalipsis caen en el error de interpretarlo exclusivamente en un mundo ajeno a su verdadero horizonte, como si Juan estuviera escribiendo directamente para nosotros y no para sus propios hermanos y hermanas del primer siglo. Esta relectura caprichosamente “contextualizada” y “modernizante”, de autores como Hal Lindsey, Robert van Kampen y muchos otros, ve en el Apocalipsis muchas cosas que Juan jamás imaginaba (el mercado común europeo, el petróleo, bombas y aviones, Moscú y Sadam Hussein) y no ve lo que Juan estaba realmente viendo (el culto al emperador romano, los precios de trigo y cebada, el comercio internacional del imperio etc).

Además, esas lecturas arbitrarias del Apocalipsis, aunque muy sensacionalistas, le roban al libro de toda su belleza y empobrecen su mensaje. Es un patético reduccionismo que pierde toda la riqueza de un libro lleno de alusiones sutiles a una variada y amplísima tradición ya conocida por sus oyentes. En los años de investigación para preparar mi comentario del Apocalipsis, encontré siete “mundos” de Juan de Patmos que me ayudaron a entender este libro y apreciar su tremenda riqueza.

(1) El mundo del imperio romano: Es impresionante, leyendo los mensajes a las siete iglesias (Ap 2-3), cuán profundamente Juan conocía la realidad de las congregaciones que pastoreaba y de las ciudades donde estaban ubicadas. Entendía bien el fanatismo idolátrico de Pérgamo, “donde Satanás tiene su trono” (2:13), y el tranquilo descuido de Sardis, cuya escarpada acrópolis había caido tres veces por falta de vigilancia (3:3). Comprendía el desgaste espiritual de una iglesia de creyentes de segunda generación (Efeso 2:4), el sufrimiento de congregraciones perseguidas (Esmirna 2:9; Filadelfia 3:9), y las trampas del éxito de iglesias ricas y famosas (Sardis 3:1; Laodicea 3:16). No cabe duda - ¡Juan de Patmos era un pastor admirablemente contextualizado en su mundo contemporáneo.

Leer este libro de fines del primer siglo sin una constante referencia al imperio romano es simplemente leerlo mal. De 17:9-11 queda evidente que toda la historia de la bestia (cap. 13) se refiere en primer término, explícitamente, al imperio romano de su época. “Las siete cabezas son siete colinas [un apodo muy conocido para la Roma imperial] y son siete reyes, cinco han caído, uno está gobernando” y el séptimo durará poco tiempo. Ese septimontium no puede ser otra ciudad que la Roma antigua, ni esos cinco reyes que habían muerto pueden ser ni papas (ninguno había muerto, mucho menos cinco) ni reyes ni dictadores del siglo XXI. La gran ramera es “la gran ciudad que está reinando sobre los reyes de la tierra” (17:18). Estos pasajes nos dan una clave hermenéutica que nos obliga a interpretar todo el libro con constante referencia al imperio romano. Aquí vale el conocido refrán, “el texto sin su contexto es un pretexto”.

Juan muestra una preocupación muy especial por las injusticias económicas del imperio romano (1998: 62-99). .La figura del caballo negro es una vehemente denuncia de la especulación con la canasta básica de los pobres a favor de la agroexportación de los ricos (6:5-6). El lamento de los mercaderes es una canción de protesta contra el comercio internacional de lujos (18:11-17), y la tantas veces malinterpretada “marca de la bestia” denuncia los bloqueos económicos con fines ideológicos (13:17 “no permite comprar ni vender”; 1995:132-144).

Todo eso no niega las perspectivas proféticas del libro. Juan habla de la venida de Cristo, el juicio final, la nueva creación y otras realidades futuras tanto para él como para nosotros. Pero describe esas realidades en los términos de su propia época, dentro del contexto del imperio romano. “Juan de Patmos habla del futuro, pero desde su presente y para su presente”. Esos eventos futuros no son el mensaje central del Apocalipsis, pues “la concentración del libro se enfoca sobre la situación inmediata en que las congregaciones se hallan inmersas” (1999:17)

(2) El segundo mundo de Juan es el mundo de las escrituras hebreas. Juan de Patmos muestra un conocimiento vasto de las escrituras judías y cita (de memoria) tanto al texto hebreo, el griego de la Lxx, y las traducciones arameas (targumes). Su libro no se entiende sin entender bien los textos antiguotestamentarios a los que alude. Por eso, uno de nuestros mayores problemas en entender el Apocalipsis es nuestro poco conocimiento del Antiguo Testamento, y una causa de las interpretaciones tan erradas del libro son las malas interpretaciones de sus fuentes hebreas.

Obviamente, Juan de Patmos no imaginaba que estaba escribiendo el último libro de nuestra Biblia (ni aun que iba a nacer un “Nuevo Testamento”). De hecho, su libro fue uno de los últimos en entrar al canon. Sin embargo, no podría haber una mejor recapitulación final del mensaje bíblico. Todos los temas principales aparecen culminantemente en este libro: la creación, el pacto, el éxodo, el Mesías-Cordero, y “el reino de Dios y su justicia”. ¡No podría haber terminado mejor toda la Biblia!

Con todo y eso, por mucho que Juan se basa en las escrituras hebreas y alude constantemente a ellas, no las cita textualmente. Y cuando las contextualiza para su propio momento histórico, casi siempre las cambia significativamente. Las cuatro bestias de Daniel 7 se convierten en una sola bestia con características de las cuatro (Ap 13:2), porque ya en el primer siglo existía un sólo imperio, el romano. Uno “semejante a un hijo de hombre” en 1:13-16 se remite obviamente a Daniel también, pero con asombrosa libertad atribuye al hijo características del eterno Anciano de Días (cabello blanco, fuego, sol). Los caballos de Zacarías renacen totalmente transformados en los jinetes de Apocalipsis 6:1-8. En la hermosa visión del trono eterno (Ap 4-5) están presentes los cuatro vivientes de Ezequiel, pero cambiados e incorporados, junto con los 24 ancianos (originales con Juan), en una majestuosa escenificación sin paralelo alguno en toda la literatura hebrea.

A veces el Apocalipsis se remite también a los libros llamados deuterocanónicos, los cuáles aclaran algunos detalles que los mismos libros canónicos no explican. Este es el caso del "maná escondido" de Apoc 2;17, al cual los libros canónicos no hacen ninguna referencia ni explican como fue "escondido" ese mana. Eso lo aclara 2 Macabeos 2:4-8 con un relato referente a la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor:

Se decía también en el escrito [de archivos que Jeremías envió a los exiliados 2:1] cómo el profeta, después de una revelación, mandó llevar consigo la Tienda y el arca; y cómo salió hacia el monte donde Moisés había subido para contemplar la heredad de Dios. Y cuando llegó Jeremías, encontró una estancia en forma de cueva; allí metió la Tienda, el arca y el altar de incienso, y tapó la entrada. Volvieron algunos de su acompañantes para marcar el camino... [pero Jeremías] les respondió, "Este lugar quedará desconocido hasta que Dios vuelva a reunir a su pueblo y les sea propicio. El Señor entonces mostrará todo esto; y aparecerá la gloria del Señor y la Nube...",

Puesto que un poco de maná se había conservado dentro del arca en el lugar santísimo, Jeremías escondió también ese maná. Según otros relatos, fue un ángel quién llevó el maná a una cueva (2 Bar 6:5-10). Se creía, entonces, como sugiere la cita de 2 Macabeos, que en los días del Mésias el maná volvería a caer del cielo y la tierra tendría una productividad mil veces aumentada.[1]

El libro deuterocanónico de Sabiduría nos ayuda a captar el carácter progresivo y pedagógico de las trompetas y las copas del Apocalipsis, cuando afirma lo mismo de las plagas contra Egipto. Además, confirma la indicación implícita de Apoc 9:20-21 (cf 16:11) que el propósito de estos septenarios no era el de vengarse de los impíos ni sólo de castigarlos, sino de llamarlos al arrepentimiento (Sab 11:23-26; 12:2, 9-10, 19-20-21, 26-27). Para este autor, Dios amaba también a los egipcios y por su amor quería invitarles al arrepentimiento:

No porque no pudieses en batalla campal entregar a los impíos en manos de los justos, o aniquilarlos de una vez con feroces fieras o con una palabra inexorable, sino que los concedías, con un castigo gradual, una ocasión de arrepentirse (12:9-10; cf. 11:23-26; 12:1-2 BJ).

Mas tu con todas las cosas eres indulgente, porque son tuyas, Señor que amas la vida... Por eso mismo gradualmente castigas a los que caen, les amonestas recordándoles en qué pecan para que, apartándose del mal, creen en tí, Señor (11:26 -- 12:2; cf. 12:26-27 BJ).[2]

El paralelo con los septenarios del Apocalipsis, con su sistemática progresion en severidad y en la proporción afectada por los azotes, es evidente.[3] Con tanto más razón podemos entender que las trompetas y las copas son llamados amorosos al arrepentimiento en el sentido de su simbolismo.

Este libro deuterocanónico corrobora también la afirmación repetida del Apocalipsis cuando insiste en que las trompetas y la copas tocaron sólo a los impíos y nunca a los fieles (9:4; 16:2; 7:1-8 sellados contra la ira del Cordero; cf Ex 8:21-22; 10:23; Ezq 9:4-6). “Lo mismo que fue para sus enemigos un castigo", dice Sabiduría, "fue para elllos [Israel] en su apuro un benefiicio” (11:5-7, cf. 11:13). Para los egipcios el “río enturbiado por una mezcla de sangre y barro” fue castigo por el sangriento infanticido que habían cometido, pero Dios dio agua abundante a Israel en el desierto.[4] Comentando a Exodo 9:24 (granizo y fuego; cf. Ap. 8:7) dice:

Lo más extrano era que con el agua, que todo lo apaga, el fuego cobraba una violencia mayor. El universo, en efecto, combate en favor de los justos. Las llamas unas veces se amansaban para no consumir a los animales enviados contra los impíos (16:17-18) ... Destruiste la tierra de un pueblo inicuo. A tu pueblo, por el contrario, le alimentaste con manjar de ángeles (16:19-20, cf. 22-23)...


Porque la creación, sirviéndote a tí, su Hacedor,

se embravece para castigo de los inicuos

y se amansa en favor de los que en tí confían (16:24).


(3) El tercer mundo de Juan era el de la literatura apocalíptica. Pocos lectores hoy se dan cuenta, al leer este libro, que es parte de una vasta colección de literatura parecida. Nuestro libro de Apocalipsis no fue ni el primero ni el último escrito apocalíptico, ni mucho menos el único. Afortunadamente, disponemos hoy de ediciones críticas de casi todos estos escritos apocalípticos. La edición de Alejandro Díez Macho, que alcanzó cinco tomos antes de su muerte, es especialmente valiosa para el ciclo de escritos que se atribuyen a Enoc, los Oráculos Sibilinos, y los llamados “Testamentos”. En inglés, los dos tomos grandes de la colección exhaustiva editada por James H. Charlesworth tienen más de dos mil páginas de textos y comentarios. Hoy día los estudiantes del Apocalipsis tienen a su disposición toda esta riqueza de literatura paralela.

A veces una sola frase del Apocalipsis puede introducirnos a todo un mundo conceptual de la literatura apocalíptica. Este es el caso con la frase ya estudiada de “maná escondido” (Ap 2:17) que evoca una tradición apocalíptica que anticipa un mundo nuevo de abundancia, justicia, igualdad -- ¡y buenos olores! Un pasaje de Segundo de Baruc pinta el hermoso cuadro al que alude Juan con esa frase (1998:86s):

La tierra dará frutos diez mil veces mayor. Cada vid tendrá mil ramas, y cada rama producirá mil racimos de uvas, y cada rácimo producirá mil uvas, y cada uva dará un cor de vino [200 litros]...Y los hambrientos se gozarán y verán maravillas cada día. Vientos saldrán cada mañana de delante de mí a llevar la fragancia de frutos aromáticas, y nubes al final del día destilarán el rocío del cielo. Y en aquel tiempo los tesoros del maná caerán de nuevo del cielo, y comerán de él (2 Baruc 29.4; cf Ap 2.17)...

Otra literatura antigua judeo-cristiana confirma dramáticamente el ideal de igualdad en el reino mesiánico:

...y todos disfrutarán de vida común y riqueza. La tierra será de todos por igual; sin estar dividida por muros ni cercados, producirá algún día frutos más abundantes. Y dará frutos de dulce vino, de blanca leche y de miel...cuando Dios haga cambiar los tiempos...y transforme el invierno en verano. (Oráculo Sibilino 8.208-215)

La tierra, de todos por igual, sin estar dividida por muros ni cercados, producirá entonces frutos más abundantes por sí sola. Compartirán los recursos sin dividir la riqueza, pues allí no habrá ni pobres ni ricos, ni amos ni esclavos, ni grandes ni pequeños, ni reyes ni caudillos. En común y unidos vivirán todos. (Or Sib 2.319-324).

Esas elocuentes palabras del autor anónimo de Oráculos Sibilinos encuentran eco en los versos del gran poeta costarricense, Jorge Debravo:


Yo deseo que todo, que la vida sea nuestra

como el agua y el viento.

Que nadie tenga más patria que el vecino.

Que nadie diga más la finca mía...

sino la finca nuestra,

de Nosotros los Hombres.

(del poema "nosotros los hombres")



Me gustaría tener manos enormes,

violentas y salvajes,

para arrancar fronteras una a una

y dejar de frontera solo el aire.



Que nadie tenga tierra

como se tiene tierra;

que todos tengan tierra

como tienen el aire.

(del poema "nocturno sin patria")


(4) El mundo de Qumran enriquecía también el pensamiento de Juan de Patmos. En realidad no parece que Juan tuviera contactos muy cercanos con la comunidad de Qumran, pero hay pasajes y temas en que los documentos del Mar Muerto ayudan a aclarar el mensaje juanino. Los rollos descubiertos incluyen algunos documentos de tipo apocalíptico con extensas exposiciones de la guerra escatológica, la resurrección y la Nueva Jerusalén, entre otros temas del Apocalipsis. Por otra parte el título “ángel del abismo” (Ap 9:11), que no se menciona ni en el resto de la Biblia ni en la literatura apocalíptica, se aclara bien desde varios textos de Qumran (ver Stam, comentario, Tomo II).

En la “liturgia celestial de los ángeles” de Qumran aparece una frase que ilumina hermosamente algo del Apocalipsis. A los ángeles se les exhorta a “glorificar a Dios con siete palabra magníficas”. Y en el Apocalipsis, cuando los ángeles alaban a Dios, es precisamente “con siete palabra magníficas” (Ap 5:12; 7:12).

(5) Otro mundo tangencial al Apocalipsis es el de la tradición rabínica. Aunque toda la literatura rabínica se puso por escrito siglos después, muchas de sus tradiciones remontan hasta los tiempos de Jesús. Que Juan bebía también de esas fuentes se ve en pasajes del Apocalipsis que ni el AT ni la literatura apocalíptica judía aclaran bien, pero los aclaran los escritos rabínicos. Es el caso de la designación yahvista de 1:4 (1999:47-48) y el “Alfa y Omega” en 1:8 (ibid. p.55). La literatura rabínica también aclara el título, “rey del abismo” (Ap 9:11).

Un pasaje que sólo la tradición rabínica explica adecuadamente es el que dice que Balaam “enseñó a Balac a poner tropiezos a los israelitas, incitándoles a comer alimentos sacrificados a los ídolos y a cometer inmoralidades sexuales” (Ap 2:14 NVI). Algunos rabínos atribuían a Balaam la autoría intelectual del pecado de Baal-peor (Nm 25:1s; 31:16). Al ver el fracaso de su profecía, pero siempre queriendo cobrar el sueldo que Balac le había prometido, Balaam propuso a Balac levantar tiendas con una mujer vieja afuera que invitaba a los israelitas a entrar a comprar lino. Adentro una joven bonita les ofrecía vino amonita y, luego de embriagarlos, los seducía sexualmente para que adoraran a ídolos y renegaron al Dios de Moisés (1999:108s).

Los rabinos eran muy humanos y escribían muy simpáticamente. Una bella parábola de R. Jicchaq ilustra bien el énfasis del mensaje a Sardis sobre la ropa limpia:

La señora de un mensajero real se adornaba cuidadosamente cada día. Sus vecinas le decían, Tu hombre no está aquí, ¿para quién te estás adornando tanto? Pero ella les contestó: Mi esposo es marinero, y en cualquier momento que el viento le favorezca, él aparecerá de repente y estará ante mí; ¿no es mejor que me encuentre bella y no fea? Así tengan sus ropas blancas en todo tiempo (Ec. 9.8), i.e. puras de pecado, y no falte aceite sobre tu cabeza (Ec 9.8), o sea, cumplimiento de la ley y buenas obras (1999:132).

(6) Otro mundo que definitivamente habitaba Juan de Patmos era el mundo de la liturgia, tanto judía como cristiana. Como casi todos los libros del NT, el Apocalipsis fue escrito para ser leído en la asamblea de la comunidad. Eso mismo lo hizo parte de la celebración litúrgica. El trasfondo litúrgico se hace sentir en todo el libro. Himnos, oraciones, doxologías, aclamaciones, bendiciones, el Sanctus y el maranata, altar y celebrantes, incienso y gestos litúrgicos aparecen en cada página. El mundo de Juan era un mundo vibrantemente litúrgico. Con mucha razón se ha dicho que Juan de Patmos era el mejor liturgista del NT, y afectó profundamente al culto cristiano del futuro.

Apocalipsis 4-5, en que de hecho se fundamenta todo el resto del libro, es precisamente una majestuosa celebración litúrgica. Pierre Prigent ha demostrado los nexos entre este pasaje y la liturgia judía de la época. El culto comienza con un solemne Sanctus pronunciado por los cuatro seres vivientes (4:8), seguido por un gesto litúrgico de los ancianos (4:10, genuflexión) y un digno eres al Creador (4:11). Después de la pregunta por el libro y la entrega del mismo al Cordero, los cuatro y los veinticuatro se unen, ahora con arpas e incienso (elementos litúrgicos), para cantar el cántico nuevo, un digno es al Cordero (5:8-10). Siguen millones de millones de ángeles con su séptuple digno es también al Cordero (5:12), un cuádruple aclamación al Creador y al Cordero por la creación entera (5:13) y un Amén final por los mismos que iniciaron la liturgia, acompañado por el gesto litúrgico final de los que antes también se habían arrodillado (5:14; 1998:100-108; 1999:170-230).

A través del libro aparecen también alusiones a las fiestas judías. La frecuente mención del Cordero recuerda naturalmente la celebración de la Pascua. Es muy posible que 7:9-17 describe la felicidad eterna de los redimidos en los términos de la Fiesta de Cabañas, la más alegre de todas (ver Stam Tomo II, “el cielo será una tremenda fiesta”). Y el libro termina con un “Maranata” claramente litúrgico (22:20-21; cf. 1 Co 16:22-24; Didajé 10).

(7) Finalmente, otro mundo en que vivía Juan de Patmos, y donde tendremos que entrar si queremos compartir sus visiones y su mensaje, es el mundo de la imaginación. A muchos de nosotros, modernos y tecnológicos y sofisticados, nos da miedo, o quizá vergüenza, liberar las fuerzas de la fantasía creativa con que Dios nos ha dotado. ¡Qué lástima! Si Dios nos ha dado este marivlloso don, debemos más bien desarrollarlo alegremente, sobre todo si queremos entender al Apocalipsis.

El libro del Apocalipsis apela constantemente a nuestros sentidos de percepción: la vista (candeleros de oro, tronos, joyas, animales, ¡hasta una ramera voluptuosa!), los oídos (trompetas, truenos, arpas, flauta, cataratas impetuosas), el olfato (perfumes, azufre), el tacto (la mano del Señor sobre Juan; el Cordero toma el libro, Juan toma el librito) y el gusto (un libro agridulce, agua de vida, frutos de cada mes). La visión del ángel fuerte (10:1-3) y de la mujer vestida del sol (12:1-2) empujan nuestra imaginación hasta los límites de su capacidad y creatividad. El libro entero nos invita a leerlo con todos nuestros sentidos de percepción, en su máxima fuerza. Sólo por el uso intenso de la imaginación podemos vivir con Juan el impacto de sus encuentros con el Señor resucitado (1999:29-30)

Todo el Apocalipsis vibra con una increíble fuerza dramática. Cuánto más nos profundizamos en este libro, más va tomando un cierto carácter cinematográfico, con un dramatismo digno de competir con los mejores productos del séptimo arte. Si uno realmente ha entrado en la vivencia de este libro hasta compartir el mundo simbólico del autor, comienza a invadir sus sueños con toda su imaginería surrealista que activa poderosamente los arquetipos de nuestro inconsciente.

Esta calidad especial de la imaginación apocalíptica se plasma en una anécdota del poeta y pintor William Blake. Cuando le preguntaron si al mirar al sol él no veía "un disco redondo de fuego parecido a una guinea" (moneda inglesa), Blake contestó: "No, no, yo veo una compañía innumerable de huestes celestiales que claman, Santo, Santo Santo, Señor Dios Todopoderoso" (1999:30).

Este libro ha inspirado maravillas de arte en todos los géneros: el Inferno de Dante, el Paraíso de Milton, el Abadón de Sábato, las pinturas de Durero, Bosco y Blake, el Mesías de Haendel. Y a la vez, las obras mayores de la imaginación humana son una excelente escuela “preparatoria” para comprender mejor el Apocalipsis: la Guernica de Picasso, las pinturas de Guayasamín, el realismo mágico de la novela latinoamericana. Uno de los obstáculos a nuestra fiel comprensión de este libro es la condición atrofiada de nuestra fantasía.

Al mundo del Apocalipsis, sólo se entra por la puerte de la imaginación. Consagremos a Dios esta preciosa facultad que nos ha dado, ¡usándola!



[1] Ford 1975:257; cf Stam 1998A:86-87; 199A:110-111; 2006:121-122.

[2] Sab 11:13-14 va aun más lejos y describe el arrepentimiento y conversion de los egipcios. Al ver que el castigo de ellos era bendición para los israelitas, los egipcios reconocieron al Señor y admiraron al pueblo que antes habían despreciado con escarnio (11:13-14).

[3] Los septenarios no son temporalmente sucesivos como sucesos futuros sino son visiones sucesivas del juicio divino cada vez más severo. Cuando el texto indica alguna medida, los sellos afectan a una cuarta parte (6:8), las trompetas siempre a terceras partes (8:7-10,12; 9:15) y las copas a totalidades (16:2-4,9).

[4] Sobre la plaga que convirtió el agua en sangre, Filón afirma que cuando los israelitas iban a sacar agua del pozo, Dios hacía un nuevo milagro para convertir la sangre de nuevo en agua potable (VitMos 1:26).


Juan Stan
Pastor Bautista - Costa Rica
Fonte:http://juanstam.com/dnn/Blogs/tabid/110/EntryID/121/Default.aspx

.

Cuando pienso que estoy débil


"He trabajado en vano"

Un mensaje para todos aquellos que
cargan un sentido de fracaso

Photobucket

Renovando su Pasión por Cristo
05 - 07 de marzo 2008

Pastor David Wilkerson

Este es un mensaje para todo aquel que está viviendo bajo una carga de desanimo. Al mirar tu vida, estás desalentado sobre expectativas fracasadas. Sientes que no has logrado mucho en tu vida, y a la vez que el tiempo se escurre ves que muchas promesas no han sido cumplidas. Por años has orado y orado, pero las cosas que creíste que Dios te habló no se han cumplido. Otros a tu alrededor parecen tenerlo todo bajo control, disfrutando el cumplimiento de muchas promesas, pero tu llevas un sentido de fracaso.

Al revisar tu vida, recuerdas todos los tiempos dificiles. Has conocido el rechazo y los sentimientos de inadecuacidad. Has amado tanto al Señor, entregando cuerpo y alma para complacerlo, haciendo todo lo que sabias hacer. Sin embargo finalmente vino el momento en que te habías convenendomi, “He trabajado en vano. He gastado mi fuerza para nada. Todo ha sido inutil.” Ahora un sentido machacante se adentra, susurrando, “No has logrado la meta. No has sido nada efectivo. Tu vida es evidencia que no has hecho ninguna diferencia en este mundo.”

Si cargas con estos sentimientos de fracaso, entonces estas en buena compañía. Es más, estás parado entre gigantes espirituales.

--------------------------------------------------------
Muchos grandes siervos de Dios

a través de la historia han terminado

sintiendo que han fracasado en su llamado.
---------------------------------------------------------


El profeta Elías miró su vida y lloró, “Señor llevame a casa. No soy mejor que mis padres, y todos te han fallado. Por favor, toma mi vida. Todo ha sido en vano” (parafraseado).

¿Y qué del Rey David? Estaba tan desalentado sobre lo que el creyó era una perdida de unción en su vida, que quería volar como un pájaro hacia un lugar desolado. “Oh quien tuviera alas como una paloma….” Entonces me iría muy lejos, y permanecería en el desierto” (Salmo 55:6-7).

Hasta el gran apóstol Pablo tembló con miedo al pensar que había gastado su vida como un obrero inútil. Le escribió a los Gálatas, “Temo que mi trabajo en vuestro medio haya sido en vano.” (Gálatas 4:11).

John Calvin, uno de los padres de la Reforma, tuvo la misma terrible experiencia. Dijo en su última hora, “Todo lo que he hecho no ha sido de valor… Los malvados gustosamente echarán mano de esta palabra. Pero lo repito otra vez: todo lo que he hecho no es de valor.”

Durante sus veintitres años en el campo misionero, David Livingstone expreso las mismas dudas horribles que su ministerio fue todo en vano.

San Bernardo también soportó este terrible desaliento. Escribió en sus ultimos días, “He fallado en mi propósito… Mis palabras y mis escritos han sido un fracaso.”

David Livingstone fue uno de los misioneros más utiles, sus logros reconocidos aún por en el mundo secular. Livingstone abrió el continente africano al evangelio, sembrando mucha semilla y siendo usado por Dios para despertar a Inglaterra a las misiones. Entregó cuerpo y alma para llevar una vida totalmente sacrificada por Cristo.

Sin embargo, durante el año 23 en el campo misionero, Livingstone expresó la misma duda terrible que estos otros grandes siervos. El tambien sintió que su ministerio había sido todo en vano. Su biografo lo citó en su desaliento: “Todo lo que he hecho tan solo ha abierto el intercambio de esclavos africanos. Las sociedades misioneras no han dado fruto despues de veintitres años de labor. Todo trabajo parece en vano…he trabajado en vano.”

Uno de los grandes misioneros que ha impactado mi vida es George Bowen. Su vida fue un poderoso ejemplo, y su libro, “Amor Revelado”, es uno de los mejores libros sobre Cristo que he leído. Un hombre soltero, Bowen se apartó de la fama y la riqueza para convertirse en un misionero en Bombay, India a mediado del siglo 17. Cuando vió a los misioneros viviendo más allá de los pobres a quienes servían, Bowen dejó el apoyo misionero que recibia y decidió vivir entre los más pobres. Se vistió como los indios, y abrazó la pobreza, viviendo en una humilde casa y subsistiendo a veces solo con pan y agua. Predicó en las calles en clima sofocante distribuyendo literatura evangelica llorando por los perdidos.

Este hombre asombrosamente devoto había ido a la India con grandes esperanzas por el ministerio del evangelio. Y habia dado todo para este fin, su corazón, mente, cuerpo y espiritu. Sin embargo, en sus cuarenta y tantos años de ministerio en India, Bowen no tenía ni un solo convertido. Solo fue hasta despues de su muerte que las sociedades misioneras descubrieron que era uno de los misioneros más amados en la nación. Hasta los paganos idolatras miraban a Bowen como el ejemplo de lo que un cristiano debía ser.

Hoy, el ejemplo de la vida humilde de Bowen y sus palabras poderosas todavía inflaman mi alma y las almas de otros a través del mundo. Sin embargo, como muchos antes de el, Bowen soportó un terrible sentido de fracaso. Escribio “Soy el ser más inutil en la iglesia. Dios me magulla y aplasta con desiluciones. Me levanta y después permite que me caiga a la nada. Quisiera sentarme con Job y comprendo a Elias. Mi trabajo ha sido todo en vano.” Continua

----------------------------------------------------------
Te sorprendería saber que Jesus experimentó

este mismo sentir de que había logrado poco?
----------------------------------------------------------

todo Sermón aquí
http://www.tscpulpitseries.org/spanish/ts051209.htm

.

La Iglesia Evangélica en debate

El Colombiano.net*

LAURIE GOODSTEIN
2005 - The New York Times News Service

NUEVA YORK - En casi cualquier parte del mundo, con la notable excepción de Europa Occidental, la religión es ahora una fuerza en ascenso. Los países ex comunistas están muy activos con constructores de mezquitas, misioneros cristianos y empresarios espirituales independientes de todas las creencias posibles.

En China, "iglesias domésticas" clandestinas están proliferando tan rápidamente que ni las autoridades ni líderes cristianos pueden llevar un conteo confiable. En gran parte de Sudamérica y Centroamérica, exuberantes iglesias de Pentecostés, donde los devotos captan del Espíritu Santo y hablan en idiomas que desconocen, continúan propagándose, desafiando la tradición católica romana. Y en Estados Unidos, los conservadores religiosos, triunfantes por su papel en la reelección del Presidente George W. Bush, están afirmando cada vez más su poder en la política, los medios y la cultura.

El tsunami en Asia pudiera provocar un renacimiento religioso también, conforme las víctimas y testigos se vuelquen en las mezquitas, templos e iglesias para que les ayuden a comprender la catástrofe y en busca de ayuda humanitaria.

¿Qué representa toda esta religiosidad creciente? Es fácil suponer que un mundo más religioso significa un mundo más dividido, donde el conflicto violento sea avivado por movimientos fundamentalistas violentos.

Pero algunos expertos religiosos dicen que aunque es evidente que la religiosidad está en ascenso, no es tan claro que lo esté el fundamentalismo. En realidad, podría haber una creciente reacción negativa contra el fundamentalismo violento de cualquier creencia.

La religión de más rápido crecimiento en el mundo no es algún tipo de fundamentalismo, sino el ala de Pentecostés del Cristianismo. Mientras que los fundamentalistas cristianos se enfocan en la doctrina y la infabilidad de las Escrituras, lo que es más importante para los pentecosteses es lo que llaman la oración "llena de espíritu", incluido hablar en idiomas que desconocen y la sanación milagrosa. Brasil, donde misioneros estadounidenses sembraron el pentecostalismo a principios del siglo XX, ahora tiene una congregación con sus propios estación de televisión, equipo de soccer y partido político.

La mayoría de los expertos del Cristianismo creen que la iglesia más grande del mundo es una de Pentecostés -- la Iglesia Evangélica Llena de Yoido en Seúl, Corea del Sur, que fue fundada en 1958 por un budista converso que celebó una reunión de oración en una tienda que levantó en una barriada. Más de 250 fieles asisten para orar cada domingo.

"Si comprara una acción en el Cristianismo global, la compraría en el pentecostalismo", dijo ...
Martin E. Marty, profesor emérito de la historia del Cristianismo en la Escuela de la Divinidad de la Universidad de Chicago y co-autor de un estudio de movimientos fundamentalistas. "No la compraría en el fundamentalismo".

Después de la elección presidencial estadounidense en noviembre, algunos comentaristas liberales advirtieron que la nación estaba al borde de ser tomada por "fundamentalistas" cristianos.

Pero en Estados Unidos actualmente, la mayoría de los protestantes que conforman lo que algunos llaman la derecha cristiana no son fundamentalistas, quienes están más inclinados a crear enclaves separatistas, sino por evangélicos, que se involucran en la cultura y comparten su fe. Marty define el fundamentalismo como esencialmente una reacción negativa contra el laicismo y la modernidad.

Por ejemplo, en la fundamentalista Universidad Bob Jones, en Greenville, Carolina del Sur, no se permite a los estudiantes escuchar música contemporánea de ningún tipo, incluso rock o rap cristianos. Pero en el Wheaton College en Illinois, una importante escuela evangélica, la música cristiana contemporánea es algo regular para muchos estudiantes.

El fundamentalismo cristiano surgió en Estados Unidos en los años 20, pero ya estaba en declinación para los años 60. Para entonces, había sido superada por el evangelicalismo, con sus reuniones de renacimiento estilo Billy Graham, estaciones de radio y seminarios.

La propia palabra "fundamentalismo" ha caido de la gracia entre los cristianos conservadores en Estados Unidos, no menos porque ha llegado a ser asociada con el extremismo y la violencia en el extranjero.

El fundamentalismo en las creencias no cristianas se convirtió en un fenómeno en el resto del mundo en los años 70 con "el fracaso y la bancarrota de los credos liberales laicos y nacionalistas en todo el mundo", dijo Philip Jenkins, profesor de historia y estudios religiosos en la Universidad Estatal de Pensilvania. Entre los "credos arruinados" estuvieron en nacionalismo, el marxismo, el socialismo, el pan-arabismo y el pan-africanismo.

"A partir de los años 70, vimos el crecimiento no sólo de una religión más conservadora, sino de la religión con una inclinación política", dijo Jenkins, autor de "The Next Christendom: The Coming of Global Christianity" (La Próxima Cristiandad: La Venida del Cristianismo Global).

Ahora, el futuro del fundamentalismo es confuso, con varias tendencias contradictorias trabajando simultáneamente.

Hay pocas dudas de que un fundamentalismo puede alimentar a otro, avivando el reclutamiento e intensificando una especie de carrera armamentista religiosa. En el estado de Meseta Cental de Nigeria, pandillas musulmanas y cristianas han destrozado las aldeas de unos y otros en los últimos años, dejando decenas de miles de muertos y desplazados. En disturbios en India en 2002, más de mil personas, la mayoría de ellas musulmanas, fueron asesinadas por hindúes en el estado de Gujarat -- en represalia por un ataque musulmán un día antes contra un tren lleno de hindúes, en el que murieron 59 personas.

Husain Haqqani, comentarista político paquistaní y experto visitante en la Fundación Carnagie para la Paz Internacional en Washington, dijo que los insurgentes en Fallujah, Irak, reclutaron combatientes con el rumor falso de que los cruzados cristianos de la organización de socorro del reverendo Franklin Graham, Bolsa del Samaritano, estaba en camino para convertir a los musulmanes. (Graham es conocido en todo el mundo musulmán por su declaración de que el islamismo es una "religión muy malévola y perversa").

La prominencia del clérigo cristiano en la coalición de Bush también ayudó a avivar esa intensificación del fundamentalismo, dijo Haqqani. Poco después de la elección dijo que recibió una llamada de un mullah en Pakistán. El mullah había visto al reverendo Jerry Falwell en CNN apoyar la reelección del Presidente Bush. El mullah pregutó a Haqqani, ¿un "reverendo" no es lo mismo que un "maulana" en el islamismo? Ambos significan clérigos. Entonces ¿por qué, quería saber, los estadounidenses nos dicen que se supone que no debemos escuchar al maulana Alí al-Sistani en asuntos políticos en Irak, pero los estadounidenses deberían votar por quien les dicen sus maulanas?

El fundamentalismo no necesariamente conduce a la intolerancia, dijo Jenkins de la Estatal de Pensilvania. "Las personas con opiniones muy arraigadas y tradicionales pueden convivir por mucho tiempo", dijo. "Pero en ocasiones entramos en ciclos donde no pueden hacerlo, y parecemos estar en uno de esos ciclos ahora".

Analistas también están viendo signos de una reacción negativa conforme los creyentes religiosos se desencantan de los movimientos que han producido poco salvo derramamiento de sangre, estancamiento económico y represión social.

En las elecciones del año pasado en India, los votantes repudiaron al gobernante Partido Bharatiya Janata, un grupo nacionalista hindú cuyos cuadros habían ayudado a fomentar la violencia en algunos estados indios contra musulmanes y otros.

Y en Indonesia, el país musulmán más grande del mundo, los grupos islámicos en septiembre ayudaron a elegir como presidente a un general laico que había sido relativamente franco sobre la amenaza que representa el grupo radical Jemaah Islamiyah, que es responsable de varios actos de terrorismo, incluidos los bombazos en Bali en 2002.
Los movimientos fundamentalistas también se tambalean porque planean para el derrocamiento, pero no para gobernar. La mitad del mundo musulmán es analfabeta, dijo Haqqani, pero el Talibán no hizo mella en mejorar el alfabetismo cuando gobernó en Afganistán. Si Irán tuviera un plebiscito libre y justo hoy en día, dijo Marty, "los ayatolas serán depuestos".

Por razones como ésta, dijo R. Scott Appleby, profesor de historia en la Universidad de Notre Dame y director del Instituto Joan B. Kroc para Estudios sobre la Paz Internacional, "sería engañoso decir que el fundamentalismo está en ascenso ahora". Añadió: "Yo diría que sólo estamos más conscientes de ello porque estas personas están mejor organizadas, son más móviles y se expresan más abiertamente que antes".

En 2003, Appleby y otros dos expertos, Gabriel A. Almond y Emmanuel Sivan, publicaron "Strong Religion" (Religión Fuerte), un libro basado en investigación hecha con el profesor Marty para el Proyecto sobre Fundamentalismo. El subtítulo era "El Ascenso de los Fundamentalismos Alrededor del Mundo".

Ahora, dijo Appleby, "hay alguna evidencia, algo de literatura que dice que el fundamentalismo está en declinación, que ha alcanzado un clímax o lo está alcanzando precisamente porque tiene una tendencia hacia la violencia y la intolerancia, y eso finalmente no funciona. Conduce a derramamiento de sangre, pérdida de vidas y no a un repunte económico reconocible, y hay cansancio de ello".

Eso no quiere decir que él no prevea más choques religiosos encarnizados, en ocasiones violentos. Según su naturaleza, los fundamentalistas soportan porque están motivados por ideas trascendentes como la salvación o, en algunos lugares, el martirio. Appleby dijo que no esperaba ver crecimiento, sino una persistencia de "reductos mortales de potenciales revolucionarios que tienen un mayor grado de poder que antes gracias a algo de pericia tecnológica y capacidad organizacional".

El gobierno de Estados Unidos está mal preparado para hacer las distinciones necesarias entre lo que es meramente fervor religioso y lo que es fundamentalismo potencialmente peligroso, dijo Thomas F. Farr, quien dejó su cargo como director de la oficina de libertad religiosa internacional en el Departamento de Estado hace un año.

"La mayoría de mis amigos en el servicio exterior preferirían tener un canal fundamental que hablar de religión con un imán musulmán", dijo Farr, quien ahora trabaja con el Instituto para el Involucramiento Global, un grupo basado en Washington que trabaja en la libertad religiosa internacional.

Lo que necesitan preguntar, dijo, es: "¿Estas religiones tienen dentro de ellas tendencias exclusivistas en sentido absolutista, o pueden abrirse a otros seres humanos fuera de su círculo? Estas son inevitablemente cuestiones teológicas".

Artigo publicado pelo Jornal El Colonbiano.net

.

Las cinco verdades del Evangelio lleno

Photobucket


Pastor David Yonggi Cho

Yoido Full Gospel Church /Korea

De la Teología del Evangelio Completo se basa en los Cinco Evangelios. Los Cinco Evangelios se refiere al Evangelio de Regeneración (volviendo a nacer de nuevo), el Evangelio de la Llenura del Espíritu Santo, el Evangelio de la Sanidad Divina, el Evangelio de la Bendiciones, y el Evangelio del Advenimiento. Los Cinco Evangelios representa a los cinco importantes elementos de la Biblia. Los cinco Evangelios trata sobre el comienzo, la progresión y el resultado de la Teología Cristiana y representa el centro de la fuente de fe de todos los cristianos.


I. El Evangelio de Regeneración

El primer pilar de Cinco Evangelio es el del Evangelio de Regeneración. El de volver a nacer es un requisito previo a la salvación (San Juan 3:3). De modo que el Evangelio de Regeneración se puede también llamar el Evangelio de Salvación.

1. El Camino de Regeneración

Para que el hombre sea libre de la maldición del pecado, del juicio final, y del dominio de Satanás, el hombre primeramente deberá tener la salvación. Por la rebelión de un solo hombre, Adán, toda la humanidad está destinado a nacer en pecado (Romanos 5:16), y están destituidos de la gloria de Dios y no lo pueden alcanzarlo por su propios medios. (Romanos 3:23)

Inmediatamente después que Adán cometió pecado, Dios profetizo un plan de salvación.

"Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar" Génesis 3:15

En este pasaje la simiente de la mujer se refiere a Jesucristo, como también muchos profetas luego profetizaron de él. Como fue profetizado, Jesucristo llegó a ser un sacrificio vivo por la salvación de toda la humanidad. La salvación que fue posible por el padecimiento y la muerte de Jesús en la cruz tiene cuatro significados. Primero, el sufrimiento y la muerte en la cruz señalan al hombre, cuál es el resultado del pecado (Isaías 53:5) Segundo, muestra al hombre de cuán grande es el amor de Dios hacia la humanidad (Romanos 5:8) Tercero, enseña al hombre el verdadero valor de cada hombre (San Mateo 16:26) Cuarto, muestra al hombre el costo de la reconciliación (Isaías 53:6)

2. El Método de la Regeneración

Hay dos condiciones para la regeneración, son el arrepentimiento y la fe. El arrepentimiento y la fe son uno solo e iguales como ellos se manifiestan simultáneamente, así se puede decir que son la cara de una moneda. La primera palabra hablada por Juan el Bautista fue "Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2) hizo eco con Jesús que dijo "Arrepentíos y creed en el evangelio" (Marcos 1:15) Después de haber sido llenos del Espíritu Santo, también Pedro clamó diciendo "Arrepentíos para que sean borrados vuestros pecados" (Hechos 2:38, 3:19)

La otra condición es la fe. Así como Pablo testificó a los guardas de la prisión en Filipos diciéndole "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa"? (Hechos 16:31). Esta fe de salvación nos es otorgado por Dios y se basa sobre el fundamento de nuestra fe en la promesa de Dios. Es el Espíritu Santo que llegó sobre nosotros que hace posible tener fe en Cristo Jesús como nuestro salvador (I Corintios 12:3)

3. El Resultado de la Regeneración

Cuando nosotros nos damos cuenta de nuestros pecados, y nos arrepentimos con la aceptación de Jesucristo como nuestro salvador, qué resultado traerá nuestro arrepentimiento? Primero, El Espíritu Santo, nuestro consolador, vendrá dentro de nosotros y residirá en nosotros (Romanos 8:11)

Segundo, seremos emancipados de las leyes del pecado y de la muerte (Romanos 8:1,2)Tercero, recibiremos el poder de ser hijos de Dios (Juan 1:12)Cuarto, gozaremos de la gran bendición que Dios ha preparado para nosotros (III Juan 1:2)



II. El Evangelio de la Llenura del Espíritu Santo

Aquellos que han nacidos de nuevo, deberán ser bautizados, y llenados del Espíritu Santo. Cuando los cristianos están llenos del Espíritu Santo, ellos serán también llenados del poder y en consecuencia podrán ser testigos del evangelio eficazmente.

Como el Espíritu de Dios es Santo, nos ayuda a vivir una vida en santidad y nos permite ser testigos activos del Evangelio al sernos llenos del Espíritu Santo, al igual que nos permite sobreabundar de gratitud y del deseo de obrar dejando a un lado el egoísmo y la fe pasiva.

1. El Carácter y la Divinidad del Espíritu Santo

El Espíritu Santo es uno de la Trinidad, los cuales comprenden al Padre Dios, El Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo (Hechos 5:3,4; Mateo 28:19,20) De modo que el Espíritu Santo comparte las mismas cualidades con Dios. La Biblia testifica que el Espíritu Santo comparte toda la naturaleza, nombre y eternidad (Hebreos 9:14) tales como Omnipresente (Lucas 1:35), Omnisciente (I Corintios 2:10), y Omnipotente (Salmos 139:7,8)

La comprensión que el Espíritu Santo tiene personalidad es en lo absoluto un elemento esencial en la fe de nuestra vida. Porque el poder del Espíritu Santo se manifestará solo cuando nosotros lo reconocemos personalmente, le damos la bienvenida a nuestra vida y lo aceptamos, entonces podremos movernos a más profunda relación con él y podremos llevar muchos frutos.

2. El Trabajo del Espíritu Santo

Jesucristo nos dice que cuando venga el Espíritu Santo, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. (Juan 16:8-11) El Espíritu Santo llama a los pecadores al arrepentimiento y a volver a nacer para que así sea hijos de Dios (Juan 3:5). El Espíritu Santo mora en los creyentes (Juan 14:16), enseñándonos (Juan 14:26), guiándonos (Romanos 8:14) e intercediendo por nosotros con gemidos indecibles (Romanos 8:26). Además, el Espíritu Santo sella a su pueblo (Efesios 1:13,14; II Timoteo 2:19) y motiva a los creyentes a actuar (Hechos 13:4; 16:6,7; I corintios 12:11), el Espíritu Santo es nuestro garante (II Corintios 1:22; Efesios 1:14), nos llena de poder y nos unge con aceite (Lucas 24:29; hechos 2:1-4; II Corintios 1:21; I Juan 2:20,27), nos resucita (Romanos 8:11; II Corintios 4:14), y nos testifica que Cristo es el Hijo de Dios (Romanos 8:16; Gálatas 4:6).

3. La Regeneración y el Bautismo del Espíritu Santo

La Regeneración y el bautismo del Espíritu Santo son dos distintas experiencias separadas. Aunque las dos experiencias pueden manifestarse simultáneamente o ocurrir en dos tiempos de periodo separado, a pesar de todo son dos experiencias separados. La Biblia hace mención de los cristianos que han nacido de nuevo, pero han fallado de ser bautizado en el Espíritu Santo (Hechos 1:4,5; Hechos 8:14-17)

4. El Bautismo en el Espíritu Santo y la Llenura del Espíritu Santo

El bautismo en el Espíritu Santo es el punto de partida para aquellos que han decidido seguir el ministerio de Cristo y tener una vida victoriosa. Para tal situación, él deberá estar primeramente dominado por el Espíritu Santo. La señal evidente del bautismo del Espíritu Santo es hablar en lenguas y la evangelización de poder. Cuando los dones del Espíritu Santo(señales externos) y los frutos del Espíritu Santo (señales internos) continúan manifestando, entonces será llamado llenos del Espíritu Santo.



III. El Evangelio de la Sanidad Divina

De acuerdo a la Biblia, Jesucristo fue un gran predicador quien divulgó las Buenas Nuevas, enseñó a sus discípulos, y un gran sanador que sanó a muchos de sus enfermedades física (Mateo 4:23), pues se puede decir que la sanidad de los enfermos fue uno de su ministerio, en consecuencia esto es un gran regalo y bendición que Dios ha dado a la humanidad.

1. La fuente de nuestra enfermedad

Aunque existen muchas fuentes para la existencia de enfermedades, si nosotros nos reflejamos a la Palabra de Dios podemos determinarlos en tres fuentes, los cuales son: Satanás, el pecado y la maldición.
Primero, hay momento en que el diablo nos oprime causando enfermedad (Marcos 9:25)
Segundo, como resultado del pecado cometido consiente o inconscientemente provocando enfermedad.
Tercero, por la rebelión en contra de la ley de Dios, somos malditos en consecuencia padecemos enfermedad durante nuestra vida (Deuteronomio 28:58-62).

2. Jesucristo que nos redime de las enfermedades

En el Antiguo Testamento tenemos algunas analogías sobre la forma de representar a Cristo quien nos redimió de nuestras enfermedades; como el cordero de la Pascua (Exodos 12, Número 9), el árbol que transformo el agua amarga a dulce (Exodos 15) y serpiente de bronce hecho por Moisés (Número 21:4-9).

Dos cosa ha hecho Jesús a dondequiera que vaya es el perdón de pecado y la sanidad. Cada vez que Cristo sanaba a alguien ligaba al perdón de pecado como algo inseparable, luego sanaba de la enfermedad completamente (Marcos 2:9,10).

Como Jesús estaba destinado a recibir la sentencia de muerte, aún en la cruz, ¢¯había alguna necesidad en él de ser azotado y rasgar su cuerpo? La Biblia, sin embargo, nos dice que él fue azotado para llevar en él las enfermedades. Con el azote él nos redimió de nuestras enfermedades y de nuestras debilidades (Isaías 53:4; I Pedro 2:24).

3. Condición previa a la sanidad divina

La condición previa a la sanidad divina es la oración, la fe y vivir nuestra vida de acuerdo a la Palabra de Dios.

Primero, la Biblia registra muchos momentos de la Sanidad Divina por medio de la oración. Así en Santiago 5:14,15 tenemos "¢¯Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados" De modo que los cristianos no debemos darnos por vencidos sino seguir en la oración persistentemente, entonces experimentará la Sanidad Divina.

Segundo, la Sanidad Divina se puede manifestarse por su propia fe o también de los otros. En Marcos capítulo 5 tiene el ejemplo de una mujer que padeció del flujo de sangre durante doce años, sin embargo, cuando toco el manto del Señor, recibió la sanidad. Este es un ejemplo de la sanidad por su propia fe (Marcos 5:25-34) Por otro lado, el siervo del centurión fue sanado no por su propia fe sino a través de la fe del centurión (Mateo 8:13).

Por último, La Biblia nos dice que cuando los creyentes guardaren las Palabras de Dios, esto nos protegerá de enfermedades (Exodos 15:26).



IV. El Evangelio de Bendición

Todo hombre anhela vivir feliz y tener bendición. También es el deseo de Dios, el creador del cielo y la tierra y todo lo que en él hay, que vivamos una vida de bendición y bajo la gracia abundante.

1. El entendimiento correcto de este mundo material

La bendición de Dios comienza desde la creación del mundo. Dios antes de crear al hombre, creó al mundo material y vio y fue bueno para Dios (Génesis 1) Toda la creación de este mundo fue creado bueno. El hombre el primer día de su vida consistía en gozar del mundo material abundantemente lleno por la creación de Dios. Esto era la intensión de Dios para el hombre.

2. La redención en la cruz y la bendición

"Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos" (II Corintios 8:9) "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)" (Gálatas 3:13)

La razón por la que Cristo vivió pobre durante su estancia aquí en la tierra fue para darnos riquezas, es para liberarnos de la maldición. Si de alguna manera nosotros no tomamos esta Palabra de Dios y no apropiamos de ella, estamos menospreciando la pobreza que padeció Jesús.

También la Biblia nos dice en Hechos 20:35 "Mas bienaventurado es dar que recibir" El fundamento de la doctrina cristiana concierne en cómo podemos "dar" Dar amor, esperanza, oración, ofrenda porque al compartir gozaremos de verdadera bendición.



V. El Evangelio de Advenimiento

El advenimiento de Jesús no se trata de una vaga ilusión religiosa, sino es el plan misericordioso de Dios, es la promesa fiel de Jesucristo y es una historia exacta de los acontecimientos del futuro que nos manifiesta la Biblia.

1. El propósito del advenimiento

Primero, el Señor vendrá para cumplir las profecías del Antiguo Testamento. Segundo, Cristo vendrá para levantar a los muertos en Cristo y para transformarlos al cuerpo de gloria. (Filipenses 3:20,21)
Tercero, Cristo vendrá par destruir la muerte (Apocalipsis 20:14)
Cuarto, Cristo vendrá para dirigir a los cristianos escogidos al lugar preparado por él. (Juan 14:2,3)
Quinto, Cristo vendrá para juzgar a los vivos y a los muertos (II Timoteo 4:1)

2. El tiempo del advenimiento

El tiempo exacto de la Segunda Venida del Señor es desconocido. Jesús dijo en Mateo 24:36 "Pero el día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre" Mas dice la palabra que vendrá cuando el Evangelio llegue a todo el mundo (Mateo 24:14), vendrá cuando haga aparición el anticristo (II Tesalonisense 2:2,3), vendrá con el sonido de la trompeta (I Corintios 15:51,52) vendrá como en el tiempo de Noé (Mateo 24:37-39).

3. Los eventos antes y después del advenimiento

Primero, la venida del Señor en las nubes, así como esta escrita en I Teslonisense 4:16,17, el Señor con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta descenderá del cielo. En este momento el Señor, llamará a la iglesia preparada el aceite de la lámpara a las nubes, esto es el rapto.

Segundo, son los 7 años de gran tribulación. Mientras que los cristianos raptados celebren la fiesta de la boda con el Cordero, en la tierra habrá extrema tribulación. La duración de esta tribulación es de 7 años por lo que se le llama " años de Gran Tribulación" (Daniel 9:27).

Tercera, es la venida del Señor a la tierra. Cuando termine la fiesta de boda con Jesús, el Señor regresará nuevamente a la tierra con los cristianos raptados.

Cuarto, es el reino milenio. Una vez que la serpiente antigua, Satanás sea atado y encerrado al abismo(Apocalipsis 20:1-3), entonces habrá mil años del cielo en la tierra. Y este reino es de Cristo.

Quinto, es el juicio ante el gran trono blanco (Apocalipsis 20:11). Dios establecerá un trono de juicio en algún lugar del mundo, y este trono es el gran trono blanco. Entonces comenzará el juicio y los muertos resucitados estarán de pie ante Dios, y de acuerdo a la obra de cada uno serán juzgados.

Por último, es el establecimiento del cielo nuevo y tierra nueva. El reino de Dios a donde los cristianos entrarán es nuevo (Apocalipsis 21:1), cielo nuevo y tierra nueva, vendrá del cielo también la santa ciudad, la nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:2). Este Jerusalén es pues, la capital de este cielo nuevo y tierra nueva. Será Jerusalén tan hermosa que lo comparó con la novia ataviada para el esposo (Apocalipsis 21:2).

4. Las actitudes de vida para los últimos días

Los cristianos deberán estar siempre despiertos para recibir al Señor como las 5 mujeres prudentes que tomaron aceite consigo y permanecieron despiertas (Mateo 24:42; 25:-2-13).

También deberá evangelizar arduamente. Porque la evangelización es una orden del Señor (Mateo 28:18-20; Marcos 16:15-18; Hechos 1:8), y es de gran interés del Señor. De modo que los cristianos debemos anunciar el evangelio a tiempo y fuera de tiempo(II Timoteo 4:2) Porque nuestro mayor interés deberá ser la salvación de alma.

Por último, los cristianos debemos esperar la Segunda Venida de Cristo con entusiasmo. Porque nuestra esperanza no esta en este mundo, sino en el reino de Dios y en la Segunda Vendida del Señor. De modo que nosotros debemos vivir añorando el reino de Dios, y esperar la venida del Nuevo Jerusalén (II Pedro 3:11,12) "Amén Señor, ven pronto"

O Evangelho Pleno -Pastor David Yonggi Cho

La prosperidad del Evangelio

"No es la voluntad de Dios que un cristiano sea pobre."

Por Calvin George

¿Ha oído esto alguna vez? Quizás esa aseveración suene como música a sus oídos, o aún parezca bíblico. Cada vez se está oyendo más promesas de riquezas de parte de evangelistas en la radio y la televisión. Se están aprovechando de la codicia de la gente para atraer a más seguidores. Veamos lo que nos indica la Biblia, con comentarios mínimos:

• La riqueza, cuando obtenido legítimamente y con la condición que no permitimos que nos aparte de Dios, no es pecaminoso. Es una bendición extra de Dios.

Ejemplos de cristianos ricos en la Biblia incluirían: Abraham; (Gen. 13:2; 24:35) Salomón; (1 Reyes 10:23) Ezequías; (2 Reyes 20:12-18) Job; (Job 1:3) y José de Arimatea (Mat. 27:57).

La bendición de Jehová es la que enriquece… Prov. 10:22

He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte. Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios. Ecl. 5:18-19


• Dios se complace en bendecir a sus hijos, aunque no siempre consiste en abundancia de riquezas terrenales.

El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones… Prov. 28:20

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros. Ef. 3:20


• Servir a Dios con la esperanza de riquezas terrenales no es un motivo honorable. Lo que debe motivarnos es el amor.

Porque el amor de Cristo nos constriñe… 2 Cor. 5:14

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Deut. 6:5


• Los que creen en el evangelio de prosperidad son más propensos a pensar que Dios le dará riquezas por medio de los casinos, la lotería, o juegos de azar. Buscar enriquecerse de tal manera no es bíblico.

…El que se apresura a enriquecerse no será sin culpa… Prov. 28:20

Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero 1 Tim. 6:8-10

No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas como alas de águila, y volarán al cielo. Prov. 23:4-5

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mat. 6:19-21


• Muchos predicadores del evangelio de la prosperidad tuercen los términos como "prosperidad", "abundancia" y "bendición" en la Biblia para que sus seguidores crean que se refieren mayormente o exclusivamente a bienes materiales. La Biblia es muy claro en señalar que la abundancia no necesariamente consiste en riquezas terrenales.

Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. Lucas 12:15


• Hay muchas bendiciones que no consisten de riquezas materiales. En realidad, hay muchas cosas que el dinero no puede comprar

EL DINERO COMPRARÁ:

Una cama pero no sueño

Libros pero no sabiduría

Comida pero no apetito

Adornos pero no belleza

Atención pero no amor

Una casa pero no un hogar

Un reloj pero no tiempo

Medicina pero no salud

Lujo pero no cultura

Asombro pero no respeto

Póliza de seguros pero no paz

Diversión pero no felicidad

Un crucifijo pero no un Salvador


• Si el cristiano que cree en el evangelio de prosperidad continúa en pobreza, sentirá que Dios le debe algo y no ha sido justo con él. Pero note el siguiente versículo, y verá que debemos estar agradecidos que Dios no nos da lo que merecemos:

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lam. 3:22-23


• Dios prometió proveer nuestras necesidades básicas, pero nunca prometió dar a todos nosotros los lujos que podamos desear.

Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Fil. 4:19

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? …Y por el vestido, ¿por qué os afanáis?… No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas [comida, bebida, ropa; vea versículo 25] os serán añadidas. Mat. 6:25-33


• Si el cristiano que cree en el evangelio de prosperidad continúa en pobreza, será tentado a codiciar los bienes de incrédulos y otros cristianos.

Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos.
Sal. 73:3

…Codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición…porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe… 1 Tim. 6:9

Pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Marcos 4:19


• La Biblia nos manda que debemos aprender a ser feliz, agradecido y conforme con lo que tenemos en la ausencia de riquezas materiales. Esto es algo que el mundo no entiende, y deja a los incrédulos maravillados.

…He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Fil. 4:11

"Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad". Filipenses 4:12

…Hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas. Prov. 13:7

…Como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. 2 Cor. 6:10

Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento…Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 1 Tim. 6:6, 8

Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Rom. 5:3-5


• La enseñanza del evangelio de prosperidad es un insulto a cristianos en países pobres donde continuamente se encuentran confiando en Dios por sus necesidades básicas. ¿Por qué será que los predicadores del evangelio de prosperidad no predican su mensaje en los países más pobres? ¿Les ha fallado Dios a los de países subdesarrollados? De ninguna manera.

Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre… San. 2:5-6

[Jesús fue ungido]…para dar buenas nuevas a los pobres. Lucas 4:18


• El evangelio de prosperidad tiende a poner demasiado énfasis en las riquezas, en vez del Proveedor de las riquezas. Confianza en las riquezas terrenales ha causado que muchos se olviden de depender en Dios.

A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 1 Tim. 6:17

Si puse en el oro mi esperanza, Y dije al oro: Mi confianza eres tú; Si me alegré de que mis riquezas se multiplicasen, Y de que mi mano hallase mucho; Si he mirado al sol cuando resplandecía, O a la luna cuando iba hermosa, Y mi corazón se engañó en secreto, Y mi boca besó mi mano; Esto también sería maldad juzgada; Porque habría negado al Dios soberano. Job 31:24-28

He aquí el hombre que no puso a Dios por su fortaleza, Sino que confió en la multitud de sus riquezas... Sal. 52:7

El que confía en sus riquezas caerá; Mas los justos reverdecerán como ramas. Prov. 11:28

…No podéis servir a Dios y a las riquezas. Mat. 6:24

Lea también Deut. capítulo 8


• La pobreza, con tal que no sea el resultado de la pereza o otra falla en el carácter de la persona, no es algo de que ser avergonzado.

Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores. Sal. 37:16

Mejor es el pobre que camina en integridad, Que el de perversos labios y fatuo. Prov. 19:1

Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico. Prov. 28:6

Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación. Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, Que de buey engordado donde hay odio. Prov. 15:16-17

Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre… San. 2:5-6


• La Biblia hace mención de muchos cristianos pobres haciendo la voluntad de Dios. Entre ellos se destacan:

La viuda pobre

En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquellos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; más esta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía. Lucas 21:3-4

La iglesia de Esmirna

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza... Apoc. 2:9

Jesucristo

…El Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza. Mat. 8:20


• Muchas de las bendiciones que Dios hace disponible a los cristianos son condicionales. Si no cumplimos con las condiciones, no seremos recompensados.

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Josué 1:8

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Juan 15:7

• Al fin de cuentas, Dios está en control. Él se glorificará por medio de sus hijos, sea en riqueza o pobreza.

Jehová empobrece, y él enriquece; Abate, y enaltece. Él levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, Para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor… 1 Sam. 2:7-8

El rico y el pobre se encuentran; A ambos los hizo Jehová. Prov. 22:2


CONCLUSIÓN:

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tes. 5:18

Instituto Bautista

.