miércoles, 26 de febrero de 2014

Aunque afligido Jehová pensará em mí

.
TERESA BEATRIZ
.
Blog simplementesencillayapasionada.blogspot.com

Hola.... ¡Qué Dios les bendiga en este comienzo de semana!

Estoy meditando en la Biblia, más precisamente en el libro de Salmos.
Hoy les quiero compartir un versículo en especial que tocó mi corazón.

Salmo 40:17 Aunque afligido yo y necesitado,
Jehová pensará en mí.
Mi ayuda y mi libertador eres Tú;
Dios mío, no te tardes.
¡Qué interesante la actitud de humildad del rey  David!
Un hombre el cual el peligro lo acechaba día a día, en donde los enemigos lo rodeaban y por consiguiente todo su ser se sentía cansado, abatido, afligido y por supuesto necesitado.
¿Necesitado de qué o de quién?
Necesitado del auxilio y el pronto socorro de Dios, al igual que me pasa a mí y seguramente a ustedes también muchas veces.
La actitud de David es digna de imitar, porque él nos está demostrando humildad, está reconociendo a su Dios sus debilidades y cuánto lo necesita.
Está poniendo a Dios por encima de todas sus angustias y lo está reconociendo como el único libertador que está esperando que su poder se mueva a su favor, para así hacerlo libre de toda esa horrible situación.
David tenía una relación de amigo con Dios, por eso podía abrirle el alma y el corazón sin esconderle nada, y por eso sabía que siempre Dios estaría pensando en él atento a escuchar y a contestar a su tiempo, la petición de su corazón.
Él sabía que el único que poseía su respuesta era Dios, por eso lo está reconociendo como su ayudador, como su libertador y sabe que su respuesta llegará, por eso le dice.... "No te tardes"
Cuando tenemos una relación de amigos con Jesús, cuando tenemos comunión con el Espíritu Santo y sabemos que Dios es un papá amoroso que nos ama y que siempre obra a nuestro bien; allí podremos al igual que lo hizo David, ir a su presencia y desnudarle el alma y el corazón.
Entonces la paz de Dios comenzará a inundar nuestro ser y recibiremos la confianza plena de que Dios pelea por nosotros.
Pero cuando nuestra relación con Dios es lejana, cuando le ocultamos cosas a Él, cuando tenemos el dominio de ciertas situaciones, cuando hay orgullo en nuestro corazón, cuando nos creemos autosuficientes, o mucho peor cuando hay falta de perdón en nuestro corazón; nuestra vida comienza a caer en un pozo de desesperación en donde es ahogante y devorador.
En este comienzo de semana, sería interesante que evaluemos nuestras vidas a la luz de la Palabra de Dios.
Es necesario que comprendamos que tenemos que tener la actitud que tuvo el rey David, reconociendo nuestra necesidad, nuestra dificultad y declarando que solamente el poder de Dios puede obrar a nuestro favor y librarnos de toda opresión y de todo aquello que nos agobia, angustia y nos roba la paz y hasta la fe.

Amado y querido Dios, venimos en el nombre de Jesús a rogarte que por favor nos hagas libres de toda angustia, de toda opresión, de todo dolor, de toda enfermedad y de todo aquello que viene a robarnos la confianza en Tí y la fe.
Te necesitamos Señor amado, queremos al igual que lo hizo David en el Salmo 40 exponerte nuestra causa, sabiendo que Tú piensas en nosotros, que nos oyes y que nos libertas.
Te pedimos que la presencia del Espíritu Santo comience a llenar nuestras vidas, nuestros hogares, nuestras familias, que tu espíritu de sabiduría sea derramado en nuestro corazón para que podamos comenzar la semana conforme a tu voluntad.
En el nombre de Jesús, amén.
Con cariño: Tere.
¡Qué Dios te bendiga!